EL TEMPLO

EDIFICIO “HIJOS DEL TRABAJO”, SAN ANTONIO  814, BARRACAS, BUENOS AIRES.

Por la Arq. Carla Levin Rabey


logia masonica, hijos del trabajo, fachada historica, barracas

La Ley Nº 1023 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires estableció: “Catalógase con nivel de protección cautelar, en el Código de Planeamiento Urbano, el inmueble denominado "Hijos del trabajo", 
sito en San Antonio 814” (Boletín Oficial de la C.A.B.A. Nro. 1710, p. 5-17, el 11/06/2013).

El edificio desde el punto de vista de su arquitectura

El edificio responde a la tipología de casa chorizo, con una fachada cuya ornamentación encierra un simbólico mensaje dirigido a los iniciados en los principios rectores de la masonería. Su nombre "Hijos del Trabajo" está inscripto en grandes caracteres en el frontispicio, y su puerta de entrada, de madera de dos hojas, contiene símbolos masónicos. Los colores del paramento y de los elementos ornamentales de la fachada son bastantes llamativos (colores muy saturados), a diferencia de la fachada original. Esta tenía un revoque símil piedra de base amarillenta, según consta en la "Planilla de obras a ejecutarse" que se presenta al Departamento Municipal de Obras Públicas, en el mes de Marzo de 1919. Este revoque tan particular, que fuera introducido en nuestro país por los inmigrantes italianos, está formado por cal y/o cemento, arenas de diferente granulometría y distintos minerales. La ornamentación de la fachada solía trabajarse sobre la misma o mediante la incorporación de elementos pre moldeados que se fijaban de acuerdo con el diseño de fachada proyectado.

Luego de trasponer la puerta de entrada se accede al zaguán, y de él, al Salón de Recepción, cuyas ventanas clan al frente del edificio. Entre el zaguán y el patio hay un hall carente de toda ornamentación. El patio, totalmente despojado, es concebido como espacio de circulación, de ventilación e iluminación de los ambientes interiores y no como espacio de uso. A continuación del Templo, y con tres accesos por el patio, se encuentra la Biblioteca "Federico Garrigós". Al fondo del terreno están los servicios y una escalera de hierro que conduce a las habitaciones del casero de la planta alta. Es una arquitectura de muros portantes, de masa, con vanos adintelados de proporciones verticales. Los muros asentados en cal tienen un espesor de 0,30 m, a excepción de un sector de la Biblioteca, los servicios del fondo, y el frente donde se ensanchan a 0,45 m. La cubierta de la Biblioteca es accesible y esta materializada con bovedillas de ladrillos y perfiles T, con solado de baldosas. Las cubiertas del zaguán, de la Sala de Recepción y del Templo son no accesibles de chapa cinc en su origen (hoy son de fibrocemento ondulado), con bovedilla plana de ladrillos y estructura de madera. Los cielorrasos son de yeso, suspendidos, de manera tal que se conforma una cámara de aire superior.

gran arquitecto del universo, gadu, hijos del trabajo, masoneria, barracas

          Los pisos interiores de los ambientes principales son flotantes de machimbre de pinotea sobre vigas de madera, generando una cámara de aire inferior; los del zaguán están revestidos con cerámicas hexagonales con motivos ornamentales y guarda perimetral; en el segundo hall y en patio los solados son de baldosas calcáreas decoradas de 0.20 x 0.20 m y guarda perimetral. Todas las solías de la casa son de mármol blanco. Las puertas y ventanas del edificio son distintas, según la época en que se colocaron en el mismo. En todos los casos (a excepción de la puerta cancel y la que da al patio) los marcos con sus jambas, umbrale y dinteles son rectos y de madera, al igual que los contramarcos, los cuales presentan zócalos en la base. Todas las carpinterías se encuentran pintadas, salvo las del Templo que están lustradas. Se trata de una carcaza noble, donde los deterioros son producto de un noble envejecimiento por el paso natural del tiempo , y la falta de mantenimiento adecuado.

Su Historia y su Mensaje

Un miembro de la Logia, según constan en Actas, “expuso conocer un terreno ubicado en la calle San Antonio entre las calles Tres Esquinas y Sto. Domingo, cuyas dimensiones son 10 varas de frente al Oeste por 48 de fondo al Este y su valor en 1.300 pesos moneda curso legal, lo que recomendaba al criterio de los Hermanos por su situación y cómodo en su valor: puesto a discusión si debía obtenerse o no, después de un ligero debate paso a votación saliendo aprobado”. Esto ocurre en el mes de Febrero de 1887, pero la compra se realiza el 20 de Octubre de 1888. En 1898 se realiza el pago para la construcción de cloacas afirmado de la calle San Antonio.

El día 22 de Junio de 1890 se consagra el Templo masónico, “ … en un lugar muy fuerte cubierto e iluminado donde reina la luz, la Concordia y la Caridad bajo la Bóveda Celeste en el Valle de Barracas calle San Antonio numero 814 … ”, “ … se reunieron los miembros de la Augusta Logia “Hijos del Trabajo” a más de un gran número de señoras y señoritas según los cuadros de presencias … ” Francisco Cabot (hijo), argentino, fue el arquitecto y constructor del Templo. Nació el 06 de Marzo de 1871 y se inicio en la Logia el 16 de Mayo de 1888. Falleció el 27 de Abril de 1936, con el Grado masónico 30.

“Hijos del Trabajo” compra un terreno con una casa tipo chorizo existente y en la primera etapa construye el Templo en las habitaciones contiguas a la sala de recibo. Los trabajos de pintura y decoración del Templo estuvieron a cargo de Francisco Prato y Claudio Dive, siendo este último de nacionalidad francesa.

             La arquitectura del Templo responde a la organización tipo de la Orden del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, aludiendo también al Templo de Jerusalén edificado por el rey Salomón. Es de plata rectangular y cada uno de sus lados se denomina Oriente, Occidente, Norte y Mediodía. El solado es de listones de pinotea, aunque lo normal es que sea de mosaicos blancos y negros. El cielorraso representa un cielo cuya luminosidad es más clara en Oriente, donde sal el sol y disminuye hacia Occidente, donde aparecen estrellas.

venerable maestro, templo masonico, ara juramentos, joya masonica, hijos del trabajo

El Oriente es un estrado al que se sube por tres peldaños, y en el cual se halla el trono del Venerable Maestro. En el lado opuesto y flanqueando el acceso se encuentran dos columnas, que llevan por iniciales las letras B y J en el fuste. El equipamiento se completa con mesas y asientos para los demás miembros de la Logia, cuya ubicación corresponderá al grado que posean en la misma, además de elementos simbólicos que caracterizan a la francmasonería. Si bien los templos masónicos no tienen ventanas para evitar la entrada d los errores y vicios del mundo profano, en “Hijos del Trabajo” hay una puerta que da al segunda hall de la casa y tres ventanas, todas estas con persianas exteriores y postigos interiores, resabio de la casa chorizo original.



Todo parece indicar que el terreno fue elegido no solo por su precio conveniente, sino también porque su fachada da al oeste, y esto permite la organización .de la planta del Templo, con su ingreso por Occidente hacia el Oriente.

Otro elemento interesante es la pintura que decora sus paredes. Filtraciones que previenen de la cubierta han lavado en sectores el recubrimiento actual, dejando al descubierto el motivo original. Este consta de motivos florares geométricos rojizos con un fondo en la gama de los azules de gran calidad artística, siendo el color actual del Templo de un rojo intenso con pequeños motivos ocres a manera de decoración, y cuya mano de obra, de regular calidad, dista mucho del trabajo original.



Antes de la gran reforma arquitectónica del año 1919, se realizan otros trabajos menores en la casa social. En la Memoria del Consejo de Administración y Balance General presentado a la Asamblea del 2 de Junio de 1909, se menciona la necesidad de hacer pintar, blanquear, ampliar el alumbrado y practicar algunas otras reformas indispensables en el local social y sus dependencias, Las obras se concluyen en el periodo siguiente, mencionándose que "Las decoraciones y reformas de todas las dependencias, la instalación de luz y ventilación costaron en total $ rn/n 1.825,37.

Entre los meses de Diciembre de 1913 y Marzo de 1914 se ejecutaron "obras de ensanche, refacción y saneamiento del local social...”. El costo total de las importantes obras ejecutadas asciende a $ min 5.841,94." Los trabajos hacen hincapié en la refacción del sótano y en tareas de conservación del Templo. En este último caso se hace mención expresa de trabajos de pintura en el cielorraso, como así también de la puerta de calle. La ejecución de estas obras correspondió al Sr. Bonfiglio Ciavaglia, miembro de la Logia, quien donó sus honorarios. También se adquieren "muebles modernos que adornan ahora nuestro local social, dándole su aspecto sólido e imponente." (Memoria y Balance General, 10 de Junio de 1914). En el año 1919 se decide utilizar las habitaciones existentes en el fondo para instalar allí la Biblioteca de la Logia. La Sociedad Masónica "Hijos del Trabajo" designa a Cabot para la dirección técnica y general de los nuevos trabajos en el edificio, asignándole un porcentaje "corno justa compensación de sus trabajos y molestias", el cual se corresponde con el 10 % del total, realizándose las obras por administración.

El Salón de la Biblioteca, ricamente ornamentado, se destaca por la portada "custodiada" por las dos cariátides, en cuyo friso se lee en letras doradas el nombre de "Federico Garrigós". Ya en 1919 habla una voluntad de jerarquizar el salón de lectura, mucho tiempo antes de que pase a ser Biblioteca Popular, lo cual ocurre en 1927. Sin embargo es muy común que cuando los italianos fundaban sus logias en el país (con marcada presencia de miembros de esa nacionalidad en "Hijos del Trabajo"), también organizasen una sociedad civil y una biblioteca. De ahí que todo lo que se haga en el edificio tenga valor "fundacional". Es también el mismo arquitecto el que proyecta el nuevo frente del edificio, presentándolo a consideración de los miembros de la Logia el 8 de Enero de 1919.

El nuevo frente de "estilo egipcio", responde a la voluntad de los miembros de dotar al edificio de una fachada con características de Templo Masónico. Los usos y costumbres de la Masonería han tenido una afinidad muy similar a los usos y costumbres practicados por los antiguos egipcios. Sus filósofos no exponían sus misterios a las miradas profanas y ocultaban sus sistemas de enseñanza con signos y figuras jeroglíficas. Estos eran comunicados solamente a sus Grandes Sacerdotes o Magos, quienes estaban obligados a ocultarlos bajo solemne juramento.

La presentación del plano ante la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires es del mismo mes de Marzo y hacia fines de ese mes se hace el pedido de traslado del medidor del interior al frente exterior del edificio a la Compañia Alemana Transatlántica de Electricidad. Se ponen en venta los materiales usados, Producto de la demolición, como 3 puertas con sus postigos (se entiende de las habitaciones del fondo, ahora Biblioteca y con nuevas carpinterías), 2 celosías, 2 rejas y 2 ventanas, todas del antiguo Frente existente. Lo arrojado por las ventas se destinó al fomento de la Biblioteca. También se menciona en la documentación, la existencia de dos balcones que se destinan a la venta y que se deduce, se hallaban en el frente exterior del edificio.

Hacia Julio de 1919 se amplía los trabajos de refacciones en la casa social. El arquitecto Francisco Cabot encuentra necesario realizar un nuevo contrapiso de concreto en la Sala de pasos perdidos y un nuevo revoque del muro medianero en la parte exterior del Templo, "cuya obra es de suma necesidad a fin de evitar los efectos desastrosos de la humedad, que se evidencian en el interior del salón". Además, trabajos de pintura y decorado en la Sala de pasos perdidos o Sala de Recepción y en el zaguán. El Sr. Victor Sfriso fue quien realizó los trabajos de carpintería en las obras de embellecimiento del Salón de recepción. La ornamentación de la sala tiene como motivo recurrente rosas, guirnaldas y jarrones. En lo que respecta al zaguán, se lo jerarquiza por ser el acceso a la institución. Se revisten sus paredes con cerámicas esmaltadas hasta la altura de 1,675 m con motivos Art Nouveau, de moda en esa época, y al cielorraso de yeso se le colocan molduras. El costo total de los importantes trabajos realizados fue de $ 20.921,15 c/l. Distinto es el caso del segundo vestíbulo, que el plano municipal lo señala como existente, y que sin recibir ningún tratamiento denota la sencilla casa original. Es evidente que todos los esfuerzos económicos se pusieran en el zaguán, en el Salón de Recepción y en el Templo, no sólo por ser la sede social, sino porque era muy común tener como visitantes a miembros de otras logias. En la Memoria y Balance General del 30 de Junio de 1936, se hace referencia a los trabajos de Conservación del Edificio Social, estableciendo lo siguiente "En virtud de los deterioros ocasionados por la acción del tiempo, fue menester efectuar en el edificio social las reparaciones necesarias, habiéndose cambiado totalmente el techo de cinc en toda la extensión del salón de actos, como asimismo efectuar arreglos de albañilería y pintura general.

Estos trabajos nos han insumido la suma de 5 1,370,09rn/n". Virginio Ciavaglia, hijo de Bonfiglio Ciavaglia quien realizara trabajos de mantenimiento anteriores en el edificio, es el miembro de la Logia que ejecuta la nueva cámara de reflexiones en el sótano del edilicio, y los trabajos de pintura en el patio y de todas las carpinterías exteriores de la casa social. Junto con el -hermano" Marischi cambia la instalación eléctrica del sótano. El hallazgo de un Presupuesto fechado el 12 de Septiembre de 1936, firmado por E. Cornudet, escultor y decorador, puede dar una luz sobre la última intervención de importancia en el edificio. Se hace mención a la realización de arreglos de la yesería de los cielorrasos y esculturas del Gran Salón (es decir, del Templo) y de la Sala del Frente (Sala de Recepción).

Si bien no se mencionan trabajos de pintura en las paredes del Templo, un apunte al dorso del presupuesto, hace referencia a los "arreglos paredes". Todo indica que debido a importantes filtraciones provenientes de la cubierta del Templo, el revestimiento de dicho espacio haya tenido un importante nivel de deterioro. Es así como el Templo Masónico cambia su coloración original; pero nuevos deterioros lavaron sectores del paramento norte y nos enseñan como trabajaron los artistas originales. El significado de la arquitectura es un significado cultural, por lo que en su lectura, a más de las intenciones del arquitecto y la carga cultural de su propio ambiente, encontramos cada vez el espesor que la historia ha ido agregando, con lo que el primitivo significado se ha transformado, ha sufrido olvidos, ha adquirido nuevas memorias, despierta resonancias y inéditas y cambiantes.


Acerca de la razón de conservarse el monumento

"Hijos del trabajo" conserva intacto su significado, misterioso para muchos, aleccionador para otros. Si bien esta logia ya no existe, el edificio es coherente con dignidad histórica, la cual mucho tiene que ver con Barracas. Sobre todo con el barrio de Barracas laborioso y fabril, con el barrio de las casitas modestas levantadas por inmigrantes en su mayoría italianos, que se establecían en su lugar de trabajo.

Esta logia masónica nunca intentó ocultarse, y así lo demuestran los grandes caracteres con que está plasmado su nombre en el frente; pero como toda sociedad iniciática su secreto consistió en reservar el conocimiento de los ritos y ceremonias a los iniciados, porque se trataba de un método de perfeccionamiento espiritual. "Hijos del Trabajo" fue para muchos vecinos de Barracas una de las más tradicionales agrupaciones vecinales; noción laboriosa de raíz itálica, con la excepción de las manzanas donde se alinean los galpones, avanzada de una industria que ha reemplazado a la antigua imagen vecinal.

piramide masonica, templo masonico, firmamento, tres piramides, hijos del trabajo

"Hijos del Trabajo" es un edificio de valor histórico, cultural y arquitectónico. En el primer caso porque fue uno de los escenarios del devenir histórico de Barracas y su imagen es generadora de identidad barrial, destacándose el papel desempeñado por su Biblioteca. Tiene valor arquitectónico ya que cualifica el espacio urbano y lo jerarquiza. Se trata de una pieza irrepetible que añade a su valor intrínseco, el de servir de testimonio histórico para la ciudad. (1)
Finalmente, es de esperar, que en la valoración que se haga de este edificio se verifiquen los postulados masónicos de " lograr una evolución dinámica del hombre y del mundo sin menoscabar las tradiciones, la experiencia y los ritos del pasado, y olvidar las pasiones y los intereses materiales para alcanzar la serenidad del juicio y de acción, tan necesaria en los momentos decisivos de toda labor humana". Que el reconocimiento de un edificio sirva para salvar Barracas, y como alguna vez lo expresara en el diario La Nación Ilda Bardot, "Barracas, el de los amores trágicos (reales y de ficción), el de las fábricas quebradas, el de los pasajes minúsculos y homogéneos en su fisonomía anacrónica, el de los paseos mágicos que remedan viejos patios de tango, es - aseguran los que saben- un nudo histórico cultural que testimonia con su propia gestación y metamorfosis la vida de Buenos Aires.”


Arq. Carla Levin Rabey (2)

AgradecimientoA la señora Olga Vitali, que prestó su apoyo incondicional en la reconstrucción histórica de la Logia, del edificio y su contexto.


Notas:

(1) Con posterioridad a este trabajo se logró la incorporación del edificio al Catálogo de Protección Arquitectónica de la Ciudad mediante Ley 1023 publicada en el BOCBA el 11/06/2003 y más adelante se llevó a cabo un trabajo de restauración con aportes de la Corporación Puerto Madero. Actualmente forma parte, anualmente, del circuito de La Noche de los Museos.

(2) La Arq. Carla levín Rabey tuvo una destacada actuación personal y profesional que posibilitó la sanción de la Ley 1023, por lo que la R.L. Hijos del Trabajo guarda para ella su más profundo reconocimiento.

Bibliografia:

Eduardo F. Maestripieri, En la Boca del Riachuelo, Diciembre de 1989.

Enrique H. Puccia, Barracas en la Historia y en la tradición, Cuadernos de Buenos Aires, Editorial Planeta.

Aslan, Joselevich, Novoa, Saiegh, Santaló, Inventario de Patrimonio Urbano, Barracas 1872-1970, Secretaria de Investigación y Posgrado FADU, UBA, 1989.

Documentos de archivo: Sociedad Masónica "Hijos del trabajo", Actas Masónicas, Actas Civiles, Copiadores de correspondencia, 1882 - 1983.